Nefrología Vol. 37 Nº 1 Año 2017
Nefrologia (Madr.) 2017;37:39-46 | doi: 10.1016/j.nefro.2016.11.015

Aplicación de una pauta de hemodiálisis incremental, basada en la función renal residual, al inicio del tratamiento renal sustitutivo

Application of model of incremental haemodialysis, based on residual renal function, at the initiation of renal replacement therapy


a Sección de Nefrología, Hospital Universitario del Henares, Coslada (Madrid), España
b Sección de Nefrología, Hospital Universitario Infanta Sofía, San Sebastián de los Reyes (Madrid), España
Resumen
Introducción

El interés por preservar la función renal residual una vez iniciado un tratamiento renal sustitutivo (TRS) es notorio en técnicas como la diálisis peritoneal pero es menor en hemodiálisis (HD). En nuestro centro la pauta de diálisis incremental (2HD/semana) ha sido una opción posible para un grupo de pacientes. Mostramos nuestra experiencia con dicha pauta desde marzo de 2008.

Material y métodos

Incluimos a pacientes incidentes con diuresis residual >1.000ml/24 h, estabilidad clínica, ausencia de edemas, ausencia de hiperpotasemia >6,5mEq/l y de fosforemia >6mg/dl, con aceptable comprensión de los cuidados dietéticos. Fueron criterios de exclusión: la inestabilidad clínica, el no cumplimiento dietético ni médico y las alteraciones analíticas referidas.

Resultados

Veinticuatro pacientes han sido incluidos en la técnica incremental. La edad media al inicio de TRS fue de 60 (15 años. El tiempo medio en técnica incremental fue de 19 (18 meses (rango: 7-80), con una permanencia media en TRS de 31 (23 meses (rango: 12-86). Los motivos de cambio a 3HD/semana fueron: 6pacientes por parámetros analíticos, 2por episodios de insuficiencia cardiaca, uno por mal cumplimiento terapéutico y 3por recibir un injerto renal. La diuresis residual desciende en el primer año de 2.106 (606ml/día a 1.545 (558 (p=0,07) junto con el aclaramiento de urea y la función renal residual calculada, basal de 5,7 (1,5 vs. 3,8 (1,9ml/min al año (p=0,01) y basal de 8,9 (2,4vs. 6,9 (4,3 al año (p=0,28), respectivamente.

Conclusiones

La HD incremental, con 2 sesiones de HD/semana, puede ser una alternativa en un grupo seleccionado de pacientes. Esta modalidad puede preservar la función renal residual en buena medida, al menos durante el primer año. Aunque probablemente no sea aplicable a todos los pacientes que inician TRS, puede y debe ser una alternativa inicial que considerar.

Abstract
Introduction

The interest in the preservation of residual kidney function on starting renal replacement therapy (RRT) is very common in techniques such as peritoneal dialysis but less so in haemodialysis (HD). In our centre the pattern of incremental dialysis (2 HD/week) has been an option for a group of patients. Here we share our experience with this regimen from March 2008.

Material and methods

We included incident patients with residual diuresis >1,000ml/24h, clinical stability, absence of oedema, absence of hyperkalaemia >6.5 mEq/l and phosphoremia >6mg/dl, with acceptable comprehension of dietetic care. Exclusion criteria were: Clinical instability, no dietary or medical compliance and the afore mentioned laboratory abnormalities.

Results

A total of 24patients were included in incremental technique. The mean age at start of RRT was 60 (15 years. The average time on incremental technique was 19 (18 months (range: 7-80), with a mean time on dialysis of 31 (23 months (range: 12-86). The reasons for transfer to thrice-weekly HD were: in 6patients due to laboratory tests, in 2patients for heart failure events, one for poor compliance and 3for receiving a kidney graft. The residual diuresis decreased in the first year from 2,106 (606ml/day to 1,545 (558 (P=.17) with the urea clearance and calculated residual renal function, basal 5.7 (1.5vs. 3.8 (1.9ml/min per year (P=.01) and basal 8.9 (2.4vs. 6.9 (4.3 per year (P=.28), respectively.

Conclusions

Incremental HD treatment, with twice-weekly HD, may be an alternative in selected patients. This approach can largely preserve residual renal function at least for the first year. Although this pattern probably is not applicable to all patients starting RRT, it can and should be an initial alternative to consider.

Palabras Clave:
Introducción

La función renal residual (FRR) es un factor asociado a una mayor supervivencia de los pacientes renales1. En técnica de diálisis peritoneal es un aspecto crucial que vigilar, sustentado en numerosos estudios2,3. Aunque existen trabajos en hemodiálisis (HD) en los que se insiste sobre sus beneficios, este no ha sido un hecho especialmente descrito en dicha técnica1,4. Recientes trabajos han vuelto a poner de manifiesto una mayor supervivencia de los pacientes que mantienen una FRR así como han puesto en evidencia la dificultad de su control en la práctica clínica habitual5–8.

Preservar la FRR no solo se ha asociado a una mejor supervivencia, sino que puede ayudar a una mejor tolerancia de la técnica, a un mejor control de los parámetros del metabolismo calcio/fósforo, a un mejor estado nutricional, así como a una optimización en el control de la anemia e incluso a ofrecer beneficios en la percepción de la calidad de vida en situación de tratamiento renal sustitutivo (TRS)9–11.

La pérdida de FRR en los primeros meses en TRS está ampliamente descrita y se ha asociado a diversos factores: episodios de hipotensión arterial, depleción de volumen, activación de mediadores inflamatorios, biocompatibilidad de dializadores y líquido de diálisis, así como al uso de tratamientos nefrotóxicos y contrastes12,13. Las pautas incrementales, de 2HD/semana, con ajustes de tiempo progresivo y seguimiento médico estrecho en diálisis son estrategias que han demostrado conservar la diuresis residual sin implicar otras complicaciones1,6,7,14.

En nuestro centro planteamos la posibilidad de pauta incremental al inicio del TRS en HD, de acuerdo con el modelo cinético establecido por Gotch en 1985, según el cual conseguir una dosis de diálisis adecuada era posible siempre y cuando se tuviese un aclaramiento de urea de al menos 2,5ml/min15,16. Mostramos en este trabajo la aplicación de dicha estrategia en nuestro centro en los últimos 7años.

Material y métodos

El objetivo del estudio es analizar la evolución de los pacientes con pauta incremental, especialmente su diuresis residual y sus repercusiones clínicas y analíticas.

Es un estudio retrospectivo de una serie de casos, sin grupo control, en el que se han analizado todos los pacientes que iniciaron TRS con pauta incremental desde el año 2008. Para el estudio no se incluyó a pacientes trasladados de otros centros, ya en técnica, o pacientes que fueron posteriormente incluidos en el programa de diálisis peritoneal.

Los criterios de inclusión que se establecieron para iniciar la pauta incremental fueron: la presencia de diuresis residual mínima de 1.000ml en 24 h, una situación clínica estable, ausencia de datos de sobrecarga de volumen y de edemas. Los criterios de exclusión fueron: una situación clínica inestable, una diuresis inferior a 1.000ml en 24 h o la presencia de alteraciones analíticas tales como fosforemia>6mg/dl o potasemia>6,5 mEq/l de forma reiterada. También se consideró criterio de exclusión un perfil de incumplimiento terapéutico o una deficitaria comprensión de los cuidados y de las indicaciones médicas, así como pacientes con proteinurias nefróticas al inicio de TRS. Para el análisis tampoco se ha incluido a pacientes que no estuviesen como mínimo 6 meses en pauta incremental.

En nuestro centro para iniciar TRS mediante HD se requiere la presencia de al menos un filtrado glomerular estimado (FGE) por MDRD<6ml/min en paciente asintomático, un mayor FGE asociado a una situación clínica no controlada con tratamiento médico, una sintomatología urémica o un mal control de parámetros analíticos. Si el paciente inicia el TRS desde la consulta se pauta desde el comienzo diálisis incremental con 2sesiones a la semana (lunes y viernes o martes y sábado) con un tiempo mínimo de 180 min si el peso es menor de 60kg y de 210 min si el peso es mayor. A las 2-3 semanas se reevalúa su situación calculando la FRR tal como se indica en las guías KDOQI de 2006, valorando la diuresis residual y los parámetros convencionales analíticos, junto a una evaluación física17. Si el paciente inicia el TRS debido a una hospitalización, se realiza la pauta que el nefrólogo considere oportuna, según la situación clínica que ha provocado el inicio del TRS. Posteriormente, a las 2-3 semanas de estabilidad se reevalúa, calculando lo mismo que en los pacientes iniciados desde consulta. Siempre y cuando cumplan los criterios de inclusión, se transfieren a pauta de 2HD/semana, con sus controles correspondientes.

Se consideró seguimiento en consulta a aquel paciente con control previo en la consulta de enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) al menos durante 3 meses, presentase o no acceso vascular definitivo.

Una vez en TRS, se reevalúa la diuresis residual cada 2 meses, usando la diuresis de 24 h del día anterior a la primera sesión de diálisis de la semana. A su vez, se realiza seguimiento analítico mensual, el cálculo de la dosis de diálisis mediante la fórmula simplificada monocompartimental Kt/V Daugirdas bimensual y el cálculo del porcentaje de reducción de urea (PRU) cada 2meses, así como un control diario de dosis de diálisis utilizando los monitores mediante el aclaramiento normalizado de urea (Kt y Kt/V). La pauta de 2HD/semana se mantiene siempre y cuando la diuresis residual sea mayor de 1.000ml/24 h, el aclaramiento de urea sea mayor de 2,5ml/min, no existan edemas ni datos de sobrecarga de volumen y tampoco existan parámetros analíticos de forma persistente fuera del rango aconsejable.

Para el análisis de la presión arterial se ha considerado la tensión arterial medida al inicio de la sesión de diálisis.

Durante las sesiones de HD se estableció una ultrafiltración (UF) máxima para cada paciente entre 1.500 y 2.000cc por sesión con el fin de evitar hipotensiones intradiálisis, reevaluando siempre la asociación o no de edemas o datos de sobrecarga de volumen acompañantes. El peso «seco» teórico era reevaluado cada semana con base en los datos de exploración física y de la UF estimada. Todos los pacientes eran instruidos en el consumo de líquidos y en consejos dietéticos específicos para el control de la sal y la hiperpotasemia. Como norma, si el paciente estaba polimedicado, no se asociaba tratamiento diurético con furosemida al empezar la práctica incremental, pero sí se mantenía si el paciente lo recibía previamente. Todos los pacientes se dializaban con baño de diálisis ultrapuro, con membranas biocompatibles de alta permeabilidad y recibían inicialmente una pauta de diálisis con un baño de calcio de 2,5mEq/l, de potasio de 1,5mEq/l, a una temperatura de 35,5°C si era bien tolerada.

Para el análisis de parámetros basales, a los 6meses y al año se incluyen aquellos pacientes que iniciaron pauta de 2HD/semana, independientemente de que al año estén en 2 o 3HD/semana.

Análisis estadístico

Los resultados se expresan en media con desviación estándar. A su vez, también se incluye la mediana y el rango cuando la serie lo requiere. Los datos analizados tienen una distribución normal, por lo que se utilizaron test paramétricos. Se ha utilizado el test de Student para datos emparejados para la comparación de medias. Un valor de p<de 0,05 fue considerado estadísticamente significativo.

Resultados

Se ha revisado a todos los pacientes incidentes en HD desde la apertura de la Unidad de Hemodiálisis en marzo de 2008. Hasta septiembre de 2015 han iniciado TRS mediante pauta incremental, 2HD/semana, un total de 34 pacientes. Diez pacientes han sido excluidos por no alcanzar al menos 6 meses en la pauta incremental. Seis pacientes cumplieron menos de 6meses en HD incremental debido a criterios médicos, bien por datos de sobrecarga de volumen, bien por mal control de parámetros clínicos o bien por excesiva ganancia de peso. Se excluyó a 4pacientes porque, tras iniciar pauta incremental, presentaron una recuperación de FRR que les permitió salir del TRS provisionalmente (3 de ellos al finalizar el estudio permanecen en situación de ERCA, estadio 4-5, sin necesidad de TRS, y el cuarto volvió a TRS en pauta de 3HD/semana tras un infarto de miocardio, después de 18 meses fuera de diálisis).

Para el análisis final al concluir el periodo de recogida de datos (1 de septiembre de 2015), se ha considerado a aquellos pacientes que han estado en pauta incremental al menos 6 meses y como mínimo 12meses en TRS. Diez pacientes han estado en técnica incremental al menos un año y otros 5han cumplido al menos 6 meses en dicha pauta (fig. 1). De los 24 pacientes incluidos, 9en pauta de 2HD/semana no se han incluido en el análisis por llevar menos de 12 meses en TRS a fecha de cierre del estudio. Finalmente se muestran los datos de 15 pacientes que han recibido al menos 12 meses de TRS, de ellos 9son varones y 5mujeres, con una edad media al inicio de TRS de 60 (15 años. Las características de los pacientes y las causas de la enfermedad renal están incluidas en la tabla 1.

Figura 1.

Distribución de los pacientes incidentes en la Unidad de Hemodiálisis del Hospital Universitario del Henares en el periodo comprendido desde julio de 2008 hasta septiembre de 2015.

FRR: función renal residual; TRS: tratamiento renal sustitutivo.

Tabla 1.

Características y evolución de los pacientes con pauta incremental

N.°  Edad al inicio de TRS  Sexo  Etiología de la ERC  AV inicial  Procedencia  Situación a septiembre de 2015  Tiempo en técnica 2 HD/semana (meses)  Tiempo en tratamiento renal sustitutivo con HD (meses)  Motivo del cambio de pauta 
76  Mujer  Mieloma  Catéter  Consulta  3 HD/semana  80  86  Parámetros analíticos 
60  Varón  GNF  FAV  Consulta  Fallecimiento  12  12  Trasplante renal 
26  Mujer  NTI  Catéter  Consulta  3 HD/semana  64  Incumplimiento 
75  Varón  DM  Catéter  Hospitalización  3 HD/semana  62  ICC 
66  Varón  DM  FAV  Consulta  3 HD/semana  39  48  Parámetros analíticos 
72  Mujer  DM  FAV  Consulta  Fallecimiento  10  17  ICC 
56  Mujer  GNF  FAV  Trasplante  Trasplante renal  12  23  Parámetros analíticos 
76  Varón  NAE  FAV  Consulta  Trasplante renal  10  16  Parámetros analíticos 
67  Varón  No filiada  FAV  Consulta  Trasplante renal  18  18  Trasplante renal 
10  32  Mujer  GNF  FAV  Trasplante  3 HD/semana  10  26  Parámetros analíticos 
11  73  Varón  GNF  Catéter  Consulta  2 HD/semana  22  22  Permanecea 
12  65  Varón  PQ  FAV  Consulta  Trasplante renal  14  14  Trasplante renal 
13  49  Varón  No filiada  Catéter  Hospitalización  3 HD/semana  13  20  Parámetros analíticos 
14  53  Varón  PQ  FAV  Consulta  2 HD/semana  18  18  Permanecea 
15  57  Varón  DM  Catéter  Consulta  2 HD/semana  16  16  Permanecea 

AV: acceso vascular; DM: diabetes mellitus; ERC: enfermedad renal crónica; FAV: fístula arteriovenosa; GNF: glomerulonefritis; HD: hemodiálisis; ICC: insuficiencia cardiaca congestiva; NAE: nefroangiosclerosis; NTI: nefropatía túbulo-intersticial; PQ: poliquistosis renal; TRS: tratamiento renal sustitutivo.

a

Permanecen en técnica de 2HD/semana a fecha de septiembre de 2015.

Dos pacientes presentaron inicio de TRS sin seguimiento previo en consulta, transfiriéndose a pauta de 2/semana después del ingreso. Nueve pacientes iniciaron TRS con fístula arteriovenosa (FAV) funcionante, los otros 6pacientes necesitaron un catéter tunelizado para comenzar.

El tiempo medio en pauta incremental fue de 19 (18 meses (mediana: 13; rango: 7-80), con una permanencia media en TRS de 31 (23 meses (mediana: 20; rango: 12-86).

Dos pacientes venían de consulta de trasplante renal, con disfunción crónica del injerto. En los 2casos, uno al año y otro a los 10meses, ante descenso de diuresis residual y empeoramiento de parámetros analíticos, fue necesaria su conversión a 3HD/semana.

Los motivos que condicionaron el cambio de pauta se muestran en la tabla 1. Seis pacientes requirieron conversión a 3HD/semana por parámetros analíticos y 2debido a episodios de insuficiencia cardiaca (uno en el contexto de isquemia miocárdica y otro en el seno de una infección respiratoria) que condicionaron una necesidad de UF más estricta y una pérdida concomitante de diuresis residual. En un caso, ante el no cumplimiento farmacológico, con cifras elevadas de fósforo y potasio de forma persistente, fue necesaria la conversión a pauta de 3HD/semana. En 3casos el motivo de finalización de la pauta incremental fue un trasplante renal, tras 12, 18 y 14 meses en dicha pauta.

Dos pacientes han fallecido a lo largo del seguimiento, en ambos casos una vez fuera de la técnica incremental: uno de ellos tras recibir un trasplante renal y presentar complicaciones infecciosas tras varios meses, y el otro caso a los 17 meses de estar en TRS, tras llevar ya 7 meses en técnica de 3HD/semana, a consecuencia de una hemorragia cerebral.

Los datos analíticos y los parámetros de diálisis se muestran en la tabla 2. La diuresis residual inicial media fue de 2.106±606ml al día, con descenso paulatino a lo largo del primer año; no obstante la media fue superior a un litro a los 12 meses, 1.545±558ml/día (p=0,07). Fue concordante con el descenso asociado del aclaramiento de urea, basal de 5,7±1,5 vs. 3,8±1,9 ml/min a los 12 meses (p=0,01) y el descenso de la FRR calculada (8,9±2,4 basal vs. 6,9±4,3 al año; p=0,28). También pudimos observar que era paralelo al aumento del tiempo programado de cada sesión de HD (basal de 172±26min vs. 203±24 min al año de seguimiento; p=0,001) junto con aumento de la dosis de diálisis calculado por Kt/V Daugirdas y PRU (1,09±0,25 y 66±9,8 basal vs. 1,33±0,28 y 68,5±7,3 a los 12meses; p=0,03 y p=0,23, respectivamente). Al inicio del estudio, 7 pacientes recibían diurético de asa (80-40mg de furosemida); al año, 5 pacientes que mantenían diuresis residual recibían diurético asociado. El peso al inicio de la sesión de diálisis basal fue de 69,6±17kg, sin diferencias estadísticamente significativas respecto al peso medio a los 12meses, 68,3±18kg (p=0,096). Por otro lado la ganancia de peso media interdiálisis basal fue de 866±308ml y a los 12meses de 1.313±741ml (p=0,033), con un incremento significativo a lo largo del primer año. No observamos diferencias en los niveles de proteínas totales, pero sí un incremento significativo en la albúmina sérica a los 12meses. El control de la tensión arterial fue semejante al basal ya los 12meses, con una tensión arterial sistólica basal de 145±12mmHg vs. a los 12meses de 151±14 (p=0,165) y una tensión arterial diastólica basal de 72±13vs. a los 12meses de 67±20 (p=0,243). La hemoglobina media y el hematocrito fueron significativamente mejores al año, sin un incremento significativo de la dosis media de factores estimulantes eritropoyéticos (FEE), en nuestro caso darbepoetina (basal de 27±21 y al año de 30±22mcg/semana; p=0,725).

Tabla 2.

Parámetros de diálisis y analíticos basales, a los 6 meses y al año de tratamiento renal sustitutivo

  Basal  6 meses
n=15 
pa  12 meses
n=15 
pb 
Hemoglobina (g/dl)  11 (1,8)  12 (1,1)  0,02  12,2 (1,3)  0,01 
Hematocrito (%)  33 (6)  37 (3,8)  0,02  37 (4,5)  0,01 
Creatinina (mg/dl)  6 (1,7)  7 (2,4)  0,01  8 (3,6)  0,02 
Urea (mg/dl)  203 (84)  155 (43)  0,01  163 (25)  0,04 
Aclaramiento de urea (ml/min)  5,7 (1,5)  5,2 (2,1)  0,07  3,8 (1,9)  0,01 
Diuresis residual (ml/24 h)  2.106 (606)  1.750 (364)  0,09  1.545 (558)  0,07 
Aclaramiento de creatinina (ml/min)  12,4 (4,2)  10,5 (4,6)  0,17  10,3 (6,8)  0,62 
FRR (ml/min)  8,9 (2,4)  7,5 (2,5)  0,10  6,9 (4,3)  0,28 
Calcio (mg/dl)  8,2 (0,9)  8,6 (0,4)  0,09  8,6 (0,4)  0,06 
Fósforo (mg/dl)  4,9 (1,2)  4,9 (1,3)  0,97  4,6 (1)  0,27 
Proteínas totales (g/l)  6,3 (0,7)  6,4 (0,7)  0,97  6,4 (0,4)  0,80 
Albúmina (g/l)  3,4 (0,6)  3,8 (0,3)  0,05  3,8 (0,2)  0,05 
Parathormona (pg/ml)  386 (224)  440 (444)  0,40  290 (181)  0,17 
Sodio (mEq/l)  141 (2,2)  139 (2,1)  0,08  139 (2,1)  0,03 
Potasio (mEq/l)  4,5 (0,6)  5 (0,5)  <0,01  5 (0,4)  <0,01 
Kt/V Daugirdas  1,09 (0,25)  1,24 (0,15)  0,01  1,33 (0,28)  <0,01 
PRU (%)  66 (9,8)  66,8 (4,9)  0,84  68,5 (7,3)  0,23 
Peso seco (kg)  69,6 (17)  69,7 (17)  0,91  68,3 (18)  0,09 
Tiempo de diálisis por sesión (min)  172 (26)  206 (22)  <0,01  203 (24)  <0,01 
TA sistólica media (mmHg)  145 (12)  153 (13)  0,01  151 (14)  0,16 
TA diastólica media (mmHg)  72 (13)  73 (15)  0,41  67 (20)  0,24 
Ganancia media de peso interdiálisis (g)  866 (308)  1.306 (779)  0,04  1313 (741)  0,03 
Dosis FEE (mcg/semana)  27 (21)  24 (13)  0,37  30 (22)  0,72 

FEE: factores estimulantes eritropoyéticos; FRR: función renal residual calculada: (CCr+CUrea)/2; PRU: porcentaje de reducción de urea; TA: tensión arterial.

a

Comparación de control de 6 meses respecto al basal.

b

Comparación de control de 12 meses respecto al basal.

En negrita, significación estadística p ≤ 0,05.

Los niveles de fósforo sérico y PTH presentaron mejor control al año de seguimiento, sin alcanzar significación estadística.

Discusión

La pauta clásica de 3HD/semana es la más extendida y aceptada en la mayoría de las guías clínicas. Pautas incrementales de 2HD/semana en algunos países son consideradas subóptimas y en otros países son las únicas alcanzables por disponibilidad social y económica5,18,19. Preservar la diuresis residual es un objetivo firme en otras modalidades como la diálisis peritoneal, pero no es tan valorado en otras técnicas de TRS como la hemodiálisis2,3,20. Tanto los trabajos de Vilar et al. como el de Fernández-Lucas et al. han mostrado una mayor supervivencia en sus series en aquellos pacientes que empezaban en pauta incremental, 2HD/semana, que mantenían una mayor diuresis residual que los pacientes que comenzaban con 3HD/semana1,7. En nuestro caso, aunque no es posible establecer conclusiones de supervivencia por las limitaciones de una serie pequeña y por el tiempo de seguimiento, así como por el sesgo de selección de los pacientes, sin un grupo control, hemos podido constatar que dicha pauta permite una aceptable función renal residual, al menos hasta el primer año y que puede proporcionar algunos aspectos positivos en pacientes en TRS.

La FRR se ha asociado a una menor mortalidad en pacientes en HD, independientemente de otros factores de riesgo convencionales4,21. Por lo tanto, estrategias encaminadas a preservar la FRR, como la diálisis incremental, puede ser una opción a tener en cuenta al inicio de TRS. Lin et al., en su trabajo del 2009, observaron que los pacientes con volumen urinario suficiente que recibían 2HD/semana mantenían unos adecuados parámetros de diálisis y preservaban más tiempo la FRR que los que recibían 3HD/semana14. No obstante, todavía existen dudas sobre lo idoneidad de esta estrategia, especialmente si es a costa de otros potenciales riesgos como la sobrecarga de volumen o una teórica infradiálisis22,23. Aunque algunos autores plantean la necesidad de ensayos aleatorizados que comparen pautas, su desarrollo se antoja complejo y especialmente costoso para poder extraer conclusiones estadísticamente significativas5.

Desde el punto de vista de la forma de control de la pauta incremental, tampoco existe una homogeneidad en su aplicación. Nosotros nos basamos en una serie de criterios clínicos, haciendo especial hincapié en la sobrecarga de volumen mediante la exploración física y en los parámetros analíticos más aceptados como son el aclaramiento de urea y la diuresis residual1,7,24. El cuidado de esta práctica incremental puede permitir conservar la diuresis residual a la altura de otra técnica más conocida como conservadora de FRR como es la diálisis peritoneal, tal como demostró el grupo de Teruel et al.8. En su trabajo publicado en 2013, la FRR residual se mantenía de forma equiparable a los pacientes en diálisis peritoneal. Recientemente, Kalantar-Zadeh et al. han propuesto unos criterios clínicos y analíticos para pauta de 2HD/semana, sustentados especialmente en el volumen urinario5. Aunque el control del volumen de la diuresis es un parámetro necesario, no es el único. Nosotros también tenemos en consideración otros parámetros como es el aclaramiento de urea, al igual que otros grupos8. A su vez, los parámetros convencionales de control de diálisis también son evaluados y aunque la estrategia es preservar la FRR, la presencia de parámetros límite para la técnica de 3HD/semana puede explicar la tendencia a ir paulatinamente incrementando la dosis de diálisis, toda vez que disminuye la FRR, como se observa en nuestra serie. Algunos trabajos ponen en la balanza preservar la FRR frente a formas clásicas de medir las dosis de diálisis como aspecto que dilucidar en la estrategia incremental5,25. Aunque existen diversas formulaciones para calcular la dosis de diálisis incluyendo la diuresis residual, en nuestra unidad se establecieron parámetros convencionales de dosis de diálisis para asegurarla, aun a riesgo de anticipar un descenso de la FRR26.

En nuestra serie no se añadía de forma rutinaria furosemida a los pacientes que se iniciaban en pauta incremental, sobre todo si estaban polimedicados, salvo que la presentasen previamente, a diferencia de otras series7,27. Aunque sí puede ayudar a un mejor control del balance hídrico, otros trabajos han puesto de manifiesto que su uso no mejora la FRR28.

Otro aspecto que considerar actualmente es que las mejoras en la biocompatibilidad de las membranas, los líquidos ultrapuros y los avances técnicos en el control de las sesiones de diálisis permiten una diálisis con mejor tolerancia, que evita aquellos factores potencialmente deletéreos para la FRR13,29,30. McKane et al., en 2002, utilizando membranas de alto flujo y biocompatibles, conseguían una FRR mantenida igual que en el grupo tratado con diálisis peritoneal31. En nuestro caso todos los pacientes se dializaban con membranas de alta permeabilidad, con líquidos ultrapuros.

A su vez, la inestabilidad en la diálisis, así como los episodios de hipotensión, son factores que pueden acelerar la pérdida de FRR. En ese sentido se planteó una UF máxima por sesión siempre y cuando las condiciones del paciente lo permitiesen (ausencia de edemas y de otros datos de sobrecarga de volumen). Al no disponer de bioimpedancia y aunque existen sistemas automáticos incorporados a los monitores para la evaluación del volumen, establecimos que la persistencia de un excesivo mal control del peso «seco» era criterio de conversión a 3HD/semana. Esa limitación nos pudo impedir alcanzar un ajuste del peso ideal más objetivo como se realiza en otras series y probablemente no nos permitió optimizar aún más la pauta incremental7.

Entre otros aspectos que considerar con la pauta incremental está el control de anemia. Pudimos observar un mejor control de las cifras de hemoglobina, si bien con dosis semejantes de FEE y no con menores necesidades, como otras series sí han mostrado7. A su vez, desde el punto de vista del metabolismo óseo-mineral, aunque observamos un mejor control del fósforo y de la PTH, este no fue significativo. Esto se acompañó de una reducción del peso «seco» medio de 1,3 kg de media a los 12meses, sin ser significativo. No obstante, sí observamos una mejoría leve, pero significativa, de los niveles de albúmina, que se podría correlacionar con un mejor estado nutricional al preservarse la FRR, tal como otras series indican32.

Finalmente, en nuestra serie 5pacientes recibieron un trasplante renal, 3continuaban en pauta incremental en el momento del implante y los otros 2, aunque ya en pauta de 3HD/semana, mantenían diuresis residual. Diversos trabajos han mostrado una mejor supervivencia en trasplante renal, relacionada con la diuresis residual, así como una menor tasa de complicaciones urológicas asociadas, por lo que preservar la FRR puede ser un aspecto favorable para el trasplante. En paciente candidatos a trasplante renal, la pauta incremental puede suponer una condición favorable33,34.

Limitaciones

Nuestro estudio presenta las limitaciones de ser retrospectivo, con un reducido número de pacientes, sin un grupo control. La evolución está sesgada por una selección de pacientes con un perfil de evolución favorable, por lo que condiciona la validez de nuestra experiencia respecto a la supervivencia con la población incluida en TRS en modalidad de 3 o más HD/semana.

A su vez existen aspectos que no se han podido evaluar por las características propias de la serie, tales como la eliminación de ß2-microglobulina o la evaluación más exacta del peso utilizando métodos como la bioimpedancia o sistemas de control automático. La imposibilidad de realizarla en nuestro medio y el no tener los datos de eliminación de medianas moléculas limitan algunos aspectos susceptibles de análisis. No obstante, la evolución de los pacientes, el establecer una práctica clínica y la experiencia descrita durante un periodo de 7años puede ayudar a un mejor conocimiento de esta pauta.

En conclusión, la pauta incremental de 2HD por semana puede mantener la diuresis residual, al menos en el primer año. La FRR puede ser un factor que ayude a una mejor supervivencia y potencialmente puede ser favorable en otros aspectos. Es probable que los criterios habituales del control de dosis de diálisis puedan no ajustarse a este tipo de pauta, pero ante la falta de otras evidencias deben ser considerados en el seguimiento. Este tipo de estrategia al inicio de TRS, que exige un seguimiento estrecho y cuidadoso, puede ser una opción válida en un grupo específico de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores no presentan conflictos de interés.

Referencias Bibliográficas
1.
E. Vilar,D. Wellsted,S.M. Chandna,R.N. Greenwood,K. Farrington
Residual renal function improves outcome in incremental haemodialysis despite reduced dialysis dose
.Nephrol Dial Transplant., 24 (2009), pp. 2502-2510 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfp071
2.
C.C. Szeto,T.Y. Wong,K.M. Chow,C.B. Leung,M.C. Law,P.K. Li
Independent effects of renal and peritoneal clearances on the mortality of peritoneal dialysis patients
.Perit Dial Int., 24 (2004), pp. 58-64
3.
J.M. Bargman,K.E. Thorpe,D.N. Churchill
Relative contribution of residual renal function and peritoneal clearance to adequacy of dialysis: A reanalysis of the CANUSA study
.J Am Soc Nephrol., 12 (2001), pp. 2158-2162
4.
D. Shemin,A.G. Bostom,P. Laliberty,L.D. Dworkin
Residual renal function and mortality risk in hemodialysis patients
.Am J Kidney Dis., 38 (2001), pp. 85-90 http://dx.doi.org/10.1053/ajkd.2001.25198
5.
K. Kalantar-Zadeh,M. Unruh,P.G. Zager,C.P. Kovesdy,J.M. Bargman,J. Chen
Twice-weekly and incremental hemodialysis treatment for initiation of kidney replacement therapy
.Am J Kidney Dis., 64 (2014), pp. 181-186 http://dx.doi.org/10.1053/j.ajkd.2014.04.019
6.
M. Zhang,M. Wang,H. Li,P. Yu,L. Yuan,C. Hao
Association of initial twice-weekly hemodialysis treatment with preservation of residual kidney function in ESRD patients
.Am J Nephrol., 40 (2014), pp. 140-150 http://dx.doi.org/10.1159/000365819
7.
M. Fernández-Lucas,J.L. Teruel-Briones,A. Gomis-Couto,J. Villacorta-Pérez,C. Quereda-Rodríguez-Navarro
Maintaining residual renal function in patients on haemodialysis: 5-year experience using a progressively increasing dialysis regimen
8.
J.L. Teruel-Briones,M. Fernández-Lucas,M. Rivera-Gorrin,G. Ruiz-Roso,M. Díaz-Domínguez,N. Rodríguez-Mendiola
Progression of residual renal function with an increase in dialysis: Haemodialysis versus peritoneal dialysis
9.
B. Canaud
Residual renal function: The delicate balance between benefits and risks
.Nephrol Dial Transplant., 23 (2008), pp. 1801-1805 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfn089
10.
E. Vilar,K. Farrington
Emerging importance of residual renal function in end-stage renal failure
11.
K. Kalantar-Zadeh,F.G. Casino
Let us give twice-weekly hemodialysis a chance: Revisiting the taboo
.Nephrol Dial Transplant., 29 (2014), pp. 1618-1620 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfu096
12.
L.M. Moist,F.K. Port,S.M. Orzol,E.W. Young,T. Ostbye,R.A. Wolfe
Predictors of loss of residual renal function among new dialysis patients
.J Am Soc Nephrol., 11 (2000), pp. 556-564
13.
M.A. Jansen,A.A. Hart,J.C. Korevaar,F.W. Dekker,E.W. Boeschoten,R.T. Krediet,NECOSAD Study Group
Predictors of the rate of decline of residual renal function in incident dialysis patients
.Kidney Int., 62 (2002), pp. 1046-1053 http://dx.doi.org/10.1046/j.1523-1755.2002.00505.x
14.
Y.F. Lin,J.W. Huang,M.S. Wu,T.S. Chu,S.L. Lin,Y.M. Chen
Comparison of residual renal function in patients undergoing twice-weekly versus three-times-weekly haemodialysis
.Nephrology (Carlton)., 14 (2009), pp. 59-64 http://dx.doi.org/10.1111/j.1440-1797.2008.01016.x
15.
F.A. Gotch,M.L. Keen
Care of the patient on hemodialysis
Introduction to dialysis., pp. 73-143
16.
F.A. Gotch
Kinetic modeling in hemodialysis
Clinical dialysis, pp. 118-146
17.
National Kidney Foundation
.K/DOQI clinical practice recommendations for hemodialysis adequacy. Guideline 6: Preservation of residual kidney function, 48 (2006), pp. S68-S70
18.
C.M. Rhee,M. Unruh,J. Chen,C.P. Kovesdy,P. Zager,K. Kalantar-Zadeh
Infrequent dialysis: A new paradigm for hemodialysis initiation
.Semin Dial., 26 (2013), pp. 720-727 http://dx.doi.org/10.1111/sdi.12133
19.
J.A. Hanson,T.E. Hulbert-Shearon,A.O. Ojo,F.K. Port,R.A. Wolfe,L.Y. Agodoa
Prescription of twice-weekly hemodialysis in the USA
.Am J Nephrol., 19 (1999), pp. 625-633 http://dx.doi.org/13533
20.
A. Nongnuch,M. Assanatham,K. Panorchan,A. Davenport
Strategies for preserving residual renal function in peritoneal dialysis patients
.Clin Kidney J., 8 (2015), pp. 202-211 http://dx.doi.org/10.1093/ckj/sfu140
21.
W.M. van der Wal,M. Noordzij,F.W. Dekker,E.W. Boeschoten,R.T. Krediet,J.C. Korevaar
Full loss of residual renal function causes higher mortality in dialysis patients; findings from a marginal structural model
.Nephrol Dial Transplant., 26 (2011), pp. 2978-2983 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfq856
22.
A.I. Gunal,E. Kirciman,M. Guler,M. Yavuzkir,H. Celiker
Should the preservation of residual renal function cost volume overload and its consequence left ventricular hypertrophy in new hemodialysis patients?
.Ren Fail., 26 (2004), pp. 405-409
23.
R. Vanholder,W. Van Biesen,N. Lameire
Is starting hemodialysis on a twice-weekly regimen a valid option?
.Am J Kidney Dis., 64 (2014), pp. 165-167 http://dx.doi.org/10.1053/j.ajkd.2014.06.003
24.
J. Wong,E. Vilar,A. Davenport,K. Farrington
Incremental haemodialysis
.Nephrol Dial Transplant., 30 (2015), pp. 1639-1648 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfv231
25.
A. Vartia
Equivalent continuous clearances EKR and stdK in incremental haemodialysis
.Nephrol Dial Transplant., 27 (2012), pp. 777-784 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfr383
26.
F.G. Casino,T. Lopez
The equivalent renal urea clearance: A new parameter to assess dialysis dose
.Nephrol Dial Transplant., 11 (1996), pp. 1574-1581
27.
J.L. Bragg-Gresham,R.B. Fissell,N.A. Mason,G.R. Bailie,B.W. Gillespie,V. Wizemann
Diuretic use, residual renal function, and mortality among hemodialysis patients in the Dialysis Outcomes and Practice Pattern Study (DOPPS)
.Am J Kidney Dis., 49 (2007), pp. 426-431 http://dx.doi.org/10.1053/j.ajkd.2006.12.012
28.
S.M. Chandna,K. Farrington
Residual renal function: Considerations on its importance and preservation in dialysis patients
29.
R.T. Krediet
How to preserve residual renal function in patients with chronic kidney disease and on dialysis?
.Nephrol Dial Transplant., 21 (2006), http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfk044
30.
P. Rodríguez-Benítez,F.J. Gómez-Campderá
Importance of the residual renal function in hemodialysis patients
.Nefrologia., 22 (2002), pp. 98-103
31.
W. McKane,S.M. Chandna,J.E. Tattersall,R.N. Greenwood,K. Farrington
Identical decline of residual renal function in high-flux biocompatible hemodialysis and CAPD
32.
T. Suda,K. Hiroshige,T. Ohta,Y. Watanabe,M. Iwamoto,K. Kanegae
The contribution of residual renal function to overall nutritional status in chronic haemodialysis patients
.Nephrol Dial Transplant., 15 (2000), pp. 396-401
33.
X. Tillou,A. Lee-Bion,B. Hurault de Ligny,C. Orczyk,S. Le Gal,A. Desmonts
Does daily urine output really matter in renal transplantation?
.Ann Transplant., 18 (2013), pp. 716-720 http://dx.doi.org/10.12659/AOT.889629
34.
M.Z. Molnar,R. Mehrotra,U. Duong,S. Bunnapradist,L.R. Lukowsky,M. Krishnan
Dialysis modality and outcomes in kidney transplant recipients
.Clin J Am Soc Nephrol., 7 (2012), pp. 332-341 http://dx.doi.org/10.2215/CJN.07110711
Órgano Oficial de la Sociedad Española de Nefrología
Contactar | Web Map | Aviso legal