Nefrología 2018-04-21 | doi: 10.1016/j.nefro.2018.02.006

Sobrecarga de los cuidadores de pacientes de diálisis peritoneal. Validación de cuestionario y baremos

Carer's burden of peritoneal dialysis patients. Questionnaire and scale validation


a Servicio de Nefrología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España
b Departament de Psicologia Social i Psicologia Quantitativa, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
Resumen
Introducción

Los cuidadores de pacientes en diálisis peritoneal pueden sufrir sobrecarga con características diferentes de la derivada de demencia, cáncer u otras enfermedades dependientes.

Objetivos

Analizar la fiabilidad y la validez del Cuestionario de Sobrecarga del Cuidador de Diálisis Peritoneal (CSCDP) elaborado anteriormente y establecer los baremos del mismo.

Métodos

Estudio observacional, multicéntrico de cuidadores y pacientes con más de 3 meses en diálisis peritoneal. Se registraron: características sociodemográficas de pacientes y cuidadores, dependencia de pacientes, salud percibida (SF-36) y sobrecarga del cuidador (escala de Zarit), además del CSCDP con 3 escalas: dependencia, sobrecarga subjetiva y sobrecarga objetiva.

Resultados

Fueron evaluables 107 cuidadores y pacientes de 8 hospitales. Los cuidadores fueron mayoritariamente mujeres (83,2%), con una edad media de 57,50±14,69 años; un 36,4% trabajaban fuera de casa. La consistencia interna de la escala de Zarit y del CSCDP fue elevada (α de Cronbach entre 0,808 y 0,901). La correlación entre la sobrecarga del Zarit y la del CSCDP fue significativa (r=0,683). La correspondencia entre 3 grados de sobrecarga del Zarit y los tertiles del CSCDP fue buena o aceptable (τ-b Kendall: 0,570, p<0,001). El análisis factorial exploratorio de componentes principales mostró 3 componentes coincidentes con el diseño del CSCDP. Se han elaborado los baremos de sobrecarga del cuidador.

Conclusiones

El estudio demuestra buena fiabilidad con elevada consistencia interna del cuestionario CSCDP. El análisis factorial denota validez de constructo y la buena correlación y aceptable correspondencia con la escala de Zarit indican validez de criterio. El cuestionario resulta apto para aplicación clínica.

Abstract
Introduction

Carers of peritoneal dialysis patients may suffer from burden, the characteristics of which differ from burden due to dementia, cancer or other dependent conditions.

Aims

To ascertain the reliability and validity of the Peritoneal Dialysis Carer Burden Questionnaire (PDCBQ), previously created, and to design the burden scale.

Methods

Observational, multicentre study of carers and patients on peritoneal dialysis for more than 3 months. Sociodemographic characteristics of patients and carers, patient dependency, perceived health (SF-36) and carer burden (Zarit scale) were recorded, as well as PDCBQ via 3 scales: dependence, subjective burden and objective burden.

Results

One hundred seven patients and their carers from 8 hospitals were evaluable. Carers were mainly women (83.2%), aged 57.50±14.69 years, and 36.4% worked out of the home. The internal consistency of the Zarit scale and the PDCBQ were high (Cronbach's α between 0.808 and 0.901). Significant correlation was found between the Zarit scale and PDCBQ (r=0.683). The concordance analysis between 3 degrees of Zarit Scale and PDCBQ tertiles was good or acceptable (Kendall τ-b: 0.570, P<.001). The exploratory factor analysis of the main factors revealed 3 factors, which were successfully correlated with the design of the PDCBQ. A new carer burden scale was designed.

Conclusions

The study shows good reliability with high internal consistency of the PDCBQ. Factorial analysis shows good construct and good correlation, and acceptable concordance with the Zarit Burden Scale confirmed criterion validity. The questionnaire is suitable to be applied in clinical practice.

Key words: Peritoneal dialysis, Carer's burden, Validation of the Peritoneal Dialysis Carer Burden Questionnaire, Dependency
Palabras Clave: Diálisis peritoneal, Sobrecarga de cuidadores, Validación del Cuestionario de Sobrecarga del Cuidador de Diálisis Peritoneal, Dependencia
Introducción

Los cuidadores de los pacientes de diálisis peritoneal (DP) pueden sufrir, como sucede con otras enfermedades crónicas, sobrecarga por el hecho de cuidar y por haber de realizar el tratamiento en aquellos pacientes dependientes1–3.

La sobrecarga destaca como una dimensión clave para la evaluación de cuidadores, puesto que el análisis de las variables que afectan al cuidador ha permitido elaborar modelos conceptuales en los que la sobrecarga resulta ser el desenlace de múltiples factores y componentes4–7. Por ello su valoración adquiere la máxima relevancia.

Además, en los últimos 30 años numerosos estudios han revelado importantes grados de sobrecarga en los cuidadores de distintas enfermedades y se ha planteado la necesidad de diseñar protocolos de recuperación del cuidador8–12.

Los cuidadores de pacientes en tratamiento sustitutivo renal con hemodiálisis (HD), DP y trasplante renal ya han sido objeto de estudio, habiéndose aplicado instrumentos que abarcan múltiples dimensiones: salud y calidad de vida1,2,13–15, estado emocional2,16,17, depresión14–18, satisfacción vital, estrés familiar, relación de pareja19, repercusión psicosocial13, agotamiento o síndrome de burnout y, más específicamente, la sobrecarga personal subjetiva u objetiva derivada del hecho de cuidar2,13,14,16,18,20.

Sin embargo, para determinar la sobrecarga de los cuidadores en la mayoría de los trabajos se han aplicado instrumentos generales1,2,14,16, a pesar de que la aplicación de test generales puede adolecer de falta de sensibilidad para detectar diferencias, especialmente cuando se realizan trabajos de investigación21. Pocos estudios han usado instrumentos específicos para la DP22,23 o para la HD y la DP4.

Teniendo en cuenta que los pacientes de DP presentan unas características muy diferentes de los pacientes con demencia, cáncer o con severas limitaciones funcionales, y que sus cuidadores están sometidos a factores estresantes parcialmente diferentes, anteriormente elaboramos el Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Diálisis Peritoneal (CSCDP), específico para cuidadores de pacientes en DP, que incluía 3 escalas: dependencia del paciente, sobrecarga subjetiva y sobrecarga objetiva del cuidador, y que cumplía con los requisitos de fiabilidad y validez para ser aplicado24.

Sin embargo, la validación de cuestionarios o escalas métricas referidas a la salud es un proceso continuado, puesto que al aplicarse a diferentes muestras de sujetos pueden variar los resultados y las interpretaciones inferidas de los mismos, atendiendo a las características concretas de la muestra25.

La validación de cuestionarios incluye la fiabilidad y la validez. La fiabilidad indica el grado de precisión que un instrumento es capaz de ofrecer en distintas pruebas, lo que se evalúa por la consistencia interna, la estabilidad temporal, la equivalencia y la concordancia entre observadores. Por su lado, la validez refleja el grado en que el instrumento mide aquello que realmente pretende medir, respondiendo a la validez de contenido, la validez de constructo y la validez de criterio25–27.

Con el propósito de realizar una validación del CSCDP, en el presente trabajo se obtuvo una nueva muestra de cuidadores más amplia, a la que se ha aplicado el cuestionario de calidad de vida relacionada con la salud SF-3628 y la Caregiver Burden Interview, escala de sobrecarga del cuidador de Zarit (EZ)29–32, como validez de criterio. La EZ ha sido traducida a múltiples idiomas, se ha utilizado y recomendado ampliamente33–36 y también se ha aplicado a los cuidadores de pacientes con insuficiencia renal crónica en tratamiento sustitutivo con HD13,17,37,38, DP1,2,17,22,23,38,39 y trasplante renal16.

Así, los objetivos del presente estudio han sido realizar una validación del CSCDP analizando la fiabilidad (consistencia interna) y la validez (validez de constructo y validez de criterio comparando con la EZ), para luego confeccionar unos baremos del cuestionario que permitan determinar los grados de sobrecarga de los cuidadores de la muestra estudiada.

Material y métodos

Todos los pacientes en programa de DP de 8 centros hospitalarios fueron propuestos para el estudio, siendo los criterios de inclusión: a) el paciente debía llevar un mínimo de 3 meses en DP, y b) debía existir la figura del cuidador principal. Se definió el cuidador principal como aquella persona próxima al paciente que, al ser preguntada, confirma que asume la responsabilidad sobre los cuidados del paciente en DP. Además debían firmar libremente el consentimiento informado ambos participantes: paciente y cuidador. El estudio fue aprobado por el comité ético del hospital de referencia (H. Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona) y cumple con las regulaciones de la Buena Práctica Clínica.

El estudio de los pacientes incluyó el registro de edad, género, educación, situación sociolaboral, enfermedades acompañantes, índice de Charlson, elección de la modalidad de tratamiento y si había necesidad de ayuda para realizar la DP. Las pruebas aplicadas fueron: examen cognoscitivo Mini-Mental40, escala de Karnofsky41, valorando la capacidad física y la autosuficiencia del paciente, escala de Lawton y Brody para las actividades instrumentales de la vida diaria42, la cual se aplicó con 2 puntuaciones: la original de 0 a 8, que mide el grado de independencia del sujeto, y una puntuación alternativa elaborada por nosotros, que expresa el grado de limitación que supone no poder realizar las diversas actividades, con el fin de relacionarla con el grado de dependencia. La calidad de vida relacionada con la salud se obtuvo con el cuestionario SF-36 validado para población española28,43.

De los cuidadores se registraron las características personales y sociolaborales, el grado de parentesco o relación con el paciente y se administró el examen cognoscitivo Mini-Mental, SF-3628, EZ29,30 de 22 ítems, adaptada y revalidada para población española31,32 pero puntuando las respuesta de 0 a 4 (nunca: 0; casi nunca: 1; a veces: 2; bastantes veces: 3; casi siempre: 4). Los resultados se clasificaron en 4 niveles ordinales de sobrecarga utilizados por muchos autores17,34,37 según la puntuación: 1) de 0 a 20, sobrecarga pequeña o no sobrecarga; 2) de 21 a 40, sobrecarga leve a moderada; 3) de 41 a 60, sobrecarga moderada a grave, y 4) 61 o más, sobrecarga grave.

El CSCDP está compuesto de 30 preguntas referidas a 3 escalas: dependencia del paciente (8 ítems), sobrecarga subjetiva (12 ítems) y sobrecarga objetiva (10 ítems) del cuidador de DP24. A diferencia del trabajo anterior, cada ítem se puntúa de 0 a 4 según la intensidad de la respuesta. Estas 2 pruebas se administraron con un intervalo de 15 a 30 días y en orden cruzado para evitar una influencia directa entre ellas.

Análisis estadístico

El análisis estadístico de los datos se realizó aplicando un ANOVA de un factor y la prueba de Bonferroni post hoc para la comparación de medias entre grupos, la t de Student para 2 grupos, el coeficiente α de Cronbach para la consistencia interna, la correlación de Pearson entre las escalas, el coeficiente τ-b de Kendall para el análisis de correspondencia, la regresión lineal múltiple para el análisis de variables explicativas y el análisis factorial exploratorio de componentes principales.

Resultados

Se incluyeron inicialmente 116 pacientes y cuidadores, de los que se excluyeron 9 por no completar el protocolo, siendo pues evaluables 107 cuidadores y pacientes de 8 centros hospitalarios.

La edad media de los pacientes fue de 63,49±13,29 y la de los cuidadores de 57,50±14,69, con diferencia significativa (p=0,002). Los pacientes llevaban en DP 24,07±19,15 meses, tenían un índice de comorbilidad de Charlson de 7,05±2,71, un 34,6% eran diabéticos y un 49,5% eran tratados con cicladora. No hubo diferencias significativas entre centros (ANOVA).

La mayoría de los cuidadores fueron mujeres, mientras que los pacientes en su mayoría eran hombres (p<0,001). Los niveles de educación fueron similares entre cuidadores y pacientes. La condición sociolaboral predominante de los pacientes fue jubilado, y la de los cuidadores fue ama de casa.

Un 35,5% de los pacientes habían elegido la DP por prescripción facultativa y un 64,5% por opción del paciente o de la familia, siendo un 31,8% por motivos de ocio y tiempo libre (tabla 1). Necesitaban ayuda para realizar la DP siempre 43 pacientes (40,2%), algunas veces 14 (13,1%) y nunca o solo excepcionalmente 50 pacientes (46,7%).

Tabla 1.

Características sociolaborales de pacientes y cuidadores

  Pacientes, n  (%)  Cuidadores, n  (%)   
Sexo
Hombre  76  (71)  18  (16,8)  p<0,001 
Mujer  31  (29)  89  (83,2)   
Nivel de educación
No sabe leer  (4,7)  (0)   
Estudios primarios  57  (53,3)  68  (63,6)   
Estudios secundarios  25  (23,4)  13  (12,1)   
Grado medio  13  (12,1)  17  (15,9)   
Grado superior  (6,5)  (8,4)   
Condición sociolaboral
Empresario  (4,7)  (3,7)   
Profesión liberal  (2,8)  (4,7)   
Trabajo fijo  (3,7)  19  (17,8)   
Ama de casa  20  (18,7)  43  (40,2)   
Jubilado  47  (43,9)  15  (14)   
Otras: eventual, estudiante, etc.  28  (26,2)  21  (19,6)   
Motivo de elección de DP
Trabajo/estudios  (6,5)       
Ocio y tiempo libre  34  (31,8)       
En espera de trasplante  13  (12,2)       
Falta de acceso vascular para HD  18  (16,8)       
Contraindicación para HD  15  (14)       
Otros  20  (18,7)       

DP: diálisis peritoneal; HD: hemodiálisis.

El parentesco de los cuidadores respecto a los pacientes fue: cónyuges 83 (77,6%), hijos/as 17 (15,9%), padre o madre 5 (4,7%) y otros 2 (1,8%). El tiempo que llevaban cuidando fue: menos de 6 meses 11 (10,3%), entre 6 meses y un año 27 (25,2%), entre un año y 2 años 27 (25,2%), entre 2 y 3 años 18 (16,8%) y más de 3 años 24 (22,4%). Los cuidadores trabajaban a jornada completa 25 (23,4%), a tiempo parcial 14 (13,1%) y no trabajaban fuera de casa 68 (63,6%). Un 92,5% de los cuidadores habitaban en la misma vivienda que el paciente.

Resultados de las pruebas aplicadas

Los resultados de los estadísticos descriptivos se presentan en la tabla 2. Las puntuaciones del test Mini-Mental de los pacientes fueron significativamente más bajas que las de los cuidadores (p<0,001). Obtuvieron menos de 23 puntos (deterioro cognitivo) 11 pacientes y 2 cuidadores. El análisis por centros (ANOVA) halló que el Mini-Mental de cuidadores del centro 3 puntuaba significativamente más bajo que los centros 5 y 8 (Bonferroni: p=0,011).

Tabla 2.

Resultados de las pruebas aplicadas a pacientes y cuidadores

  Mediana  Media  Desviación típica  Límite inferior de IC 95%  Límite superior de IC 95%  Min  Máx 
Pacientes
Mini-Mental  31  29,29  6,07  28,12  30,46  35 
Karnofsky  60  63,68  18,53  60,11  67,25  30  100 
Lawton y Brody  4,28  2,18  3,86  4,7 
Lawton y Brody (alternativa)  10  10,79  6,19  9,61  11,98  23 
Cuidadores
Mini-Mental  33  31,83  3,39  31,18  32,48  21  35 
Sobrecarga Zarit  22  25,51  16,08  22,43  28,59  71 
CSCDP
Dependencia  13  14,43  7,98  12,9  15,96  31 
Sobrecarga subjetiva  9,57  7,29  8,17  10,98  35 
Sobrecarga objetiva  11  12,75  8,65  11,09  14,41  35 
Sobrecarga subjetiva+objetiva  21  22,32  14,39  19.56  25.08  68 
Total cuestionario  34  36,75  18,03  33,29  40,2  89 

CSCDP: Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal; IC 95%: intervalo de confianza al 95%.

La escala de Karnofski obtuvo una mediana de 60 y un promedio de 63,67%, correspondiente a la necesidad de ayuda ocasional. El ANOVA por centros mostró diferencias significativas entre el centro 3 y el centro 8 (post hoc, Bonferroni: p=0,002).

El resultado medio de la escala de Lawton y Brody para las actividades de la vida diaria con la puntuación propia de la escala se situó en una dependencia moderada, y con la puntuación alternativa, entre ligera y moderada. La fiabilidad de esta escala fue buena (α de Cronbach de 0,760) con la puntuación propia del test y algo mejor (α de Cronbach de 0,835) con la puntuación alternativa.

El estado de salud de los cuidadores (SF-36) mostró mejores niveles que el de los pacientes en función física (p<0,001), rol físico (p<0,001), salud general (p<0,001) y vitalidad (p=0,02), no habiendo diferencias en dolor corporal, función social, rol emocional y salud mental (fig. 1).

Figura 1.

Cuestionario de Salud SF-36. La evaluación estadística se puede consultar en el texto.BP: dolor corporal; GH: salud general; H. 55-64a: hombres de población general de edad comprendida entre 55 y 64 años; M. 55-64a: mujeres de población general de edad comprendida entre 55 y 64 años; MH: salud mental; PF: función física; RE: rol emocional; RP: rol físico; SF: función social; VT: vitalidad.

La salud de los pacientes (la mayoría hombres) fue significativamente peor que en el grupo de hombres de la población general con edades comprendidas entre 55 y 64 años43 en todas las dimensiones (p<0,001). Los cuidadores (mayoritariamente mujeres) mostraron peor salud en rol físico (p=0,023), dolor corporal (p=0,036), función social (p<0,001) y rol emocional (p=0,011) comparados con el grupo de mujeres de la población general con edades comprendidas entre 55 y 64 años43 (fig. 1).

Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Diálisis Peritoneal

Los resultados del CSCDP se muestran en la tabla 2, con un amplio rango entre mínimo y máximo. La fiabilidad del cuestionario fue excelente, con una consistencia interna elevada (α de Cronbach) en cada una de las escalas: dependencia (α de 0,808), sobrecarga subjetiva (α de 0,812), sobrecarga objetiva (α de 0,868) y total del cuestionario (α de 0,887).

El análisis factorial mostró inicialmente 8 factores con valor propio superior a 1 que explicaban el 67,6% de la variancia total. Atendiendo al gráfico de sedimentación (fig. 2) se eligieron los 3 primeros factores que explicaban el 45,7% de la variancia (tabla 3). El componente 1 mostró cargas factoriales elevadas con los ítems de la sobrecarga objetiva (ítems 21 a 30; r=0,417-0,811) y con 8 de los 12 ítems de la subescala de sobrecarga subjetiva del CSCDP (r=0,264-0,644). El componente 2 tuvo cargas factoriales elevadas solamente con los ítems de la subescala de dependencia (ítems 1 a 8) del CSCDP (r=0,350-0,799). El componente 3 mostró cargas factoriales elevadas con 5 de los ítems de la subescala de sobrecarga subjetiva (r=0,497-0,745).

Figura 2.

Gráfico de sedimentación de componentes principales del Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal.

Tabla 3.

Matriz de componentes rotados del Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal

ÍtemsaComponente
SCdep1    0,522   
SCdep2    0,790   
SCdep3    0,610   
SCdep4    0,799   
SCdep5    0,671   
SCdep6    0,749   
SCdep7    0,711   
SCdep8    0,350   
SCsubj9  0,549     
SCsubj10  0,428     
SCsubj11  0,615     
SCsubj12      0,596 
SCsubj13      0,731 
SCsubj14  0,399     
SCsubj15  0,644     
SCsubj16  0,509    0,497 
SCsubj17      0,745 
SCsubj18  0,264     
SCsubj19      0,537 
SCsubj20  0,598     
SCobj21  0,576     
SCobj22  0,544     
SCobj23  0,729     
SCobj24  0,803     
SCobj25  0,811     
SCobj26  0,521     
SCobj27  0,672     
SCobj28  0,417     
SCobj29  0,798     
SCobj30  0,651     
a

Ítems del CSCDP: SCdep: sobrecarga dependencia; SCsubj: sobrecarga subjetiva; SCobj: sobrecarga objetiva.

Escala de Zarit

La EZ obtuvo una mediana de 22 y una media de 25,51±16,08, lo que indicó una sobrecarga de leve a moderada como promedio de los cuidadores, mientras hubo un elevado rango entre mínimo y máximo (0-71) (tabla 2). Presentaron sobrecarga: 1) pequeña o no sobrecarga (0 a 20): 48 (44,9%) cuidadores; 2) leve a moderada (21 a 40): 39 (36,4%) cuidadores; 3) moderada a grave (41 a 60): 17 (15,9%) cuidadores, y 4) grave (61 o más): 3 (2,8%) cuidadores. La fiabilidad de la escala fue excelente (α de Cronbach de 0,901).

El análisis factorial exploratorio de componentes principales mostró que los datos eran adecuados para la prueba con la medida KMO de Kaiser (0,873) y con el test de esfericidad de Bartlett (χ2=1.035,22; p<0,001). Los 3 primeros componentes explicaban el 53,32% de la variancia total y atendiendo al gráfico de sedimentación se confirmaba que eran los relevantes (tabla 4) y se compararon con los componentes del CSCDP.

Tabla 4.

Matriz de componentes de la Escala de Carga del Cuidador de Zarit

ÍtemsComponente
0,687     
21  0,670     
16  0,659     
17  0,653     
0,643     
0,610     
18  0,607     
0,569     
15  0,560     
0,499     
0,354     
13    0,834   
  0,700   
  0,628   
10    0,622   
14    0,578   
  0,574   
11    0,540   
12    0,496   
20      0,858 
19      0,826 
Relación entre el Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Diálisis Peritoneal y la escala de Zarit

Las puntuaciones de la EZ mostraron una correlación de Pearson buena con la puntuación total del cuestionario (r=0,683), la sobrecarga subjetiva (r=602) y la sobrecarga objetiva (r=631), y una correlación baja con la dependencia del paciente (r=0,308), con alto nivel de significación estadística en todas ellas (p<0,001).

En el análisis factorial exploratorio de componentes principales el componente 1 de la EZ mostró una correlación pobre con la subescala de dependencia del CSCDP (r=0,276; p=0,004) y una correlación buena con las subescalas de sobrecarga subjetiva (r=0,619; p<0,001) y sobrecarga objetiva (r=0,599; p<0,001). De modo similar, el componente 2 de la EZ tuvo una correlación pobre con la subescala de dependencia (r=0,320; p=0,001) y una correlación buena con las subescalas de sobrecarga subjetiva (r=0,505; p<0,001) y sobrecarga objetiva (r=603; p<0,001) del CSCDP. Por el contrario, el componente 3 de la EZ no tuvo ninguna correlación con las subescalas del CSCDP.

Para el análisis de correspondencia los resultados de la EZ se redujeron a 3 niveles, agrupando el 3 y el 4 en el 3, como sobrecarga moderada y grave. Las escalas del CSCDP se clasificaron en tertiles. La correspondencia entre los 3 niveles agrupados de la EZ y los tertiles de la puntuación del CSCDP fue aceptable con la puntuación total (τ-b de Kendall de 0,570), la sobrecarga objetiva (τ-b de Kendall de 0,650) y la sobrecarga subjetiva (τ-b de Kendall de 0,450) y pobre con la dependencia (τ-b de Kendall de 0,247) (todas con p<0,004) (tabla 5).

Tabla 5.

Correspondencia entre el Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal y la Escala de Carga del Cuidador de Zarit

  Escala de Carga del Cuidador de Zarit 
Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal  No sobrecarga o poca  Sobrecarga leve a moderada  Sobrecarga moderada a grave  Total filas 
Tertil 1  27  35 
Tertil 2  18  15  36 
Tertil 3  16  17  36 
Total columnas  48  39  20  107 

Los datos se presentan como número de casos por celda.

Estadístico: τ-b de Kendall: 0,570; p<0,001.

Relación entre el estado de salud (SF-36) y el Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Diálisis Peritoneal

El estado de salud de los pacientes mostró correlaciones significativas inversas (r=−0,213 a −0,636; p<0,030) en todas las dimensiones del SF-36 con la escala de dependencia del CSCDP pero correlación nula con la sobrecarga subjetiva u objetiva de los cuidadores. El estado de salud de los cuidadores no mostró correlación con la escala de dependencia del CSCDP pero sí correlaciones inversas significativas (r=−0,208 a −0,416; p<0,036) en casi todas las dimensiones del SF-36 con la sobrecarga subjetiva y objetiva del CSCDP.

Comparaciones

No hubo ninguna diferencia significativa en la EZ ni en el CSCDP entre los cuidadores de pacientes tratados con DP continua ambulatoria o con DP automatizada (cicladora), o entre los cuidadores que trabajan o no trabajan fuera de casa. Los cuidadores de pacientes que precisaban ayuda para realizar la DP tenían puntuaciones significativamente más altas en dependencia (19,02±7,20 vs. 9,20±5,11; p<0,001) y en el cuestionario total (43,11±18,87 vs. 29,50±13,98; p<0,001), pero no en sobrecarga subjetiva u objetiva del cuidador.

Los cuidadores que llevaban más de 2 años cuidando reflejaron puntuaciones significativamente más elevadas en la EZ que los que llevaban menos de 2 años cuidando (30,95±16,65 vs. 22,27±14,92; p<0,008), mientras que en el CSCDP no llegaron a la significación estadística (p=0,069).

Variables explicativas

El análisis de regresión lineal múltiple mostró que la escala de Lawton y Brody fue una variable explicativa significativa para dependencia, sobrecarga subjetiva, objetiva y total y también para la EZ. El índice de Karnofski fue significativo para la dependencia.

Con los datos de la muestra se elaboraron los baremos cuantiles para cada escala del CSCDP (tabla 6) y se establecieron los puntos de corte para los 3 grados de sobrecarga determinados por tertiles del CSCDP (tabla 7).

Tabla 6.

Percentiles del Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal

  TOTDEP  TOTSUBJ  TOTOBJEC  TOTAL_CSCDP   
Válidos  107  107  107  107 
  Perdidos 
Percentiles  10  5,00  1,00  3,00  16,00 
  20  7,00  3,60  5,00  22,00 
  30  9,00  5,00  6,00  24,00 
  40  11,00  6,00  8,00  32,00 
  50  13,00  9,00  11,00  34,00 
  60  16,00  10,00  13,80  37,80 
  70  18,00  11,00  16,00  44,00 
  80  23,00  15,00  21,40  52,00 
  90  27,00  20,40  26,20  61,20 

TOTAL CSC: puntuación total del cuestionario; TOTDE: dependencia; TOTOBJ: sobrecarga objetiva; TOTSU: sobrecarga subjetiva.

Tabla obtenida a partir de los resultados de la puntuación del cuestionario, puntuando los ítems de 0 a 4.

Tabla 7.

Puntos de corte para 3 niveles de sobrecarga del Cuestionario de Sobrecarga de Cuidadores de Pacientes de Diálisis Peritoneal

Grado de sobrecarga  Grado de dependencia  Sobrecarga subjetiva  Sobrecarga objetiva  Cuestionario total 
No o poca  1-9  1-5  1-7  1-25 
Leve a moderada  10-17  6-11  8-15  26-40 
Moderada a grave  18 o más  12 o más  16 o más  41 o más 

Según la puntuación del cuestionario, puntuando cada ítem de 0 a 4.

Discusión

Este estudio, realizado sobre 107 pacientes de DP y sus cuidadores, confirma los resultados obtenidos en la elaboración previa del CSCDP24 y demuestra una excelente fiabilidad y una buena validez, permitiendo determinar los baremos y los puntos de corte de diferentes grados de sobrecarga de los cuidadores. La muestra de pacientes obtenida de 8 centros hospitalarios con programas estables de DP refuerza el valor de los resultados.

Carmona Moriel et al.22 aplicaron nuestro cuestionario a 18 cuidadores de pacientes de DP y, puntuando los ítems de 1 a 5, hallaron que la sobrecarga obtenía una puntuación media de 41,89±14,93, resultados similares a los de nuestro trabajo actual, si hubiéramos puntuado los ítems de 1 a 5, en cuyo caso hubiéramos obtenido una media de 44,27±14,35 puntos en sobrecarga. Estos resultados indican que en una muestra independiente el CSCDP obtiene resultados similares.

La fiabilidad del cuestionario viene avalada porque en su elaboración24 se halló una elevada consistencia interna de las 3 subescalas definitivas (α de Cronbach 0,86-0,89), hecho que se ha reproducido en la nueva muestra actual (α de Cronbach total 0,887). Una prueba test-retest aceptable, aunque con limitaciones, ya fue presentada en el trabajo anterior, expresando la estabilidad temporal del cuestionario.

La validez de contenido ya fue objeto de valoración por parte de los autores en el proceso de elaboración del cuestionario al eliminar los ítems que no mantenían coherencia con el propósito del diseño24.

El análisis factorial exploratorio de componentes principales del CSCDP ofrece aspectos de interés relacionados con la validez de constructo. El componente 2 tiene correlaciones únicamente con los ítems de la dependencia del paciente, mientras que el componente 1 se correlaciona con todos los ítems de la sobrecarga objetiva o de repercusión, lo que es coherente con el diseño del cuestionario. En cambio, la sobrecarga etiquetada como subjetiva tiene correlaciones con el componente 1 y el 3, resultado que indicaría que unos ítems de esta subescala son percibidos por los cuidadores como de sobrecarga objetiva o que implica repercusión sobre la vida del cuidador, y en cambio los ítems correlacionados con el componente 3 serían los que se refieren a la percepción personal que tiene el cuidador por del hecho de cuidar o de asistir al paciente. En cualquier caso, se constata que las 2 subescalas de sobrecarga miden la apreciación que tienen los cuidadores de su relación con el paciente en los aspectos de repercusión sobre la vida y sobre los sentimientos más personales del cuidador, que conceptuamos como sobrecarga. Además, la subescala de dependencia queda bien delimitada y diferenciada de las otras 2 subescalas. Todo ello refuerza la validez de constructo del cuestionario.

Para la validez de criterio hemos utilizado 2 aproximaciones: la EZ29,30 y el SF-3628.

La EZ, usada comúnmente a nivel internacional33–37 y traducida y validada en lengua española31,32, consta de 22 ítems referidos a la sobrecarga del cuidador, puntuados de 0 a 4 en las versiones inglesas y en algunas españolas13,22,32 y de 1 a 5 en varias versiones españolas, incluida la versión validada31,32. Los resultados de esta escala han sido muy diversos según la puntuación aplicada y la población estudiada.

La puntuación aplicada a los ítems (0-4 o 1-5) tiene relevancia al determinar los puntos de corte para diferentes grados de sobrecarga. Para la versión inglesa y de otros idiomas distintos al español, con 22 ítems y puntuación de 0 a 4, se aceptan 4 niveles de sobrecarga (ver el apartado de métodos), pero solo como aproximación, puesto que los resultados son muy variables dependiendo de las diversas poblaciones o enfermedades de los pacientes17,34,37. Con la versión validada en español, puntuada en 1-5, se determinaron 3 grados de sobrecarga con 2 puntos de corte: no sobrecarga-sobrecarga leve 46/47, sobrecarga leve-sobrecarga intensa 55/5631. En un trabajo posterior los puntos de corte se han ajustado a 56/57 y 59/60, respectivamente, en relación con un cuestionario de salud general32. Esta clasificación se ha venido aplicando en la mayoría de los trabajos en lengua española, incluso en los que usaron puntuaciones de 0-422,38 o aplicaron la EZ con 21 ítems44, incongruencias ya descritas por Álvarez et al.45.

Una constatación importante es que en la aplicación de la EZ se han hallado puntuaciones medias muy dispares: entre 22,40 y 39,10 en enfermedades diversas como cáncer, demencia y lesión cerebral adquirida34,46 en trabajos en lengua inglesa. Asimismo, en estudios de cuidadores de DP o DP comparada con HD las puntuaciones medias oscilaron entre 20,4 y 43,75, sin diferencias significativas entre los 2 tratamientos2,13,14,37, aunque un trabajo japonés halló puntuaciones entre 12,5 y 14,1 puntos, sorprendentemente bajos en DP39.

La EZ y el CSCDP en nuestros cuidadores obtuvieron buena correlación (r=0,683), confirmada en las subescalas de sobrecarga, resultados que apoyan la validez de criterio. En el trabajo de Carmona Moriel et al. se confirmó una muy buena correlación (r=0,875; p=0,000) entre ambos cuestionarios recogidos en la misma visita22, mientras que en nuestro estudio estaban separados por al menos 15 días y fueron administrados en orden cruzado, lo que puede explicar en parte el diferente grado de correlación. Esta buena correlación confirma la validez de criterio del CSCDP.

El análisis de correspondencia entre los 3 niveles de sobrecarga (agrupados) de la EZ y los tertiles del CSCDP muestra niveles de correspondencia aceptables, no muy altos (τ-b de Kendall de 0,570; p<0,001). Ello podría ser debido a: 1) variación en la percepción de sobrecarga por parte del cuidador en el tiempo transcurrido entre los 2 cuestionarios; sin embargo, en el lapso de 15-30 días no cambian las condiciones que pueden generar sobrecarga en el cuidador de DP, por lo que la variación habría de ser poca; 2) los grados de sobrecarga delimitados no se corresponden enteramente; 3) los 2 instrumentos no miden el mismo tipo de sobrecarga; en esta línea, la subescala de dependencia del CSCDP apenas tiene correlación con la EZ y además el análisis factorial exploratorio de componentes principales de la EZ revela entre los 3 primeros uno que no tiene ninguna correlación con el CSCDP. El no medir el mismo tipo de sobrecarga puede repercutir en la correspondencia entre grados de las escalas. El medir diferentes tipos de sobrecarga avalaría la conveniencia de aplicar instrumentos específicos para la DP.

Cuestionario de Salud SF-36

Como era de esperar, los pacientes tuvieron una peor salud percibida en función física, rol físico, salud general y vitalidad que sus cuidadores, de modo similar a lo obtenido por otros autores1,39. Además, el estado de salud de nuestros pacientes fue significativamente peor que en el grupo poblacional correspondiente43 en todas las dimensiones. En cambio, los cuidadores (mayoría mujeres) tuvieron peor salud en rol físico, dolor corporal, función social y rol emocional que el grupo poblacional correspondiente43.

Es notable que la dependencia del CSCDP solo mostrara relación con la salud de los pacientes y no con la sobrecarga de los cuidadores y en cambio la sobrecarga subjetiva y objetiva de los cuidadores tuviera una correlación significativa con la salud de los propios cuidadores, relación ya reportada por otros autores13,37. Además, los cuidadores de pacientes que necesitaban ayuda para realizar la DP y que, por tanto, son más dependientes tuvieron una puntuación mayor en dependencia, pero no en sobrecarga subjetiva u objetiva en el CSCDP. Estos resultados evidencian, como ya apuntamos en el trabajo anterior24, que los cuidadores aceptan los problemas de salud y la dependencia del paciente incluyendo las tareas de realizar la DP, desligados de la sobrecarga que ellos padecen, la cual sí se ve afectada por su propio estado de salud.

Baremos

En la tabla 7 se presentan los puntos de corte para 3 niveles de dependencia y de sobrecarga para las puntuaciones del CSCDP (ítems puntuados de 0 a 4) con base en la correspondencia con la clasificación de la EZ. Estos baremos podrían no ser definitivos, aunque los consideramos aplicables en clínica.

La sobrecarga de los cuidadores de pacientes con diversas enfermedades ha motivado diseñar programas de recuperación. Sin embargo, aunque estos programas aumentan la satisfacción de los cuidadores, sus resultados no permiten obtener conclusiones firmes, por lo que han de plantearse nuevos estudios más precisos en sus objetivos8–12.

Limitaciones del estudio

En nuestro estudio no hemos determinado puntos de corte para la depresión u otras situaciones límite de los cuidadores, como se ha publicado en otras enfermedades específicas35, dato que resultaría de importancia para plantear programas de ayuda o rescate del cuidador sobrecargado.

En resumen, en el presente trabajo hemos hallado de nuevo una muy buena fiabilidad por la consistencia interna del CSCDP, una buena validez de constructo por el análisis factorial y una buena correlación con la EZ como referente externo de sobrecarga general del cuidador, corroborando la validez de criterio del instrumento.

La correspondencia entre los grados de sobrecarga de estos 2 instrumentos fue solamente buena o aceptable; este hecho podría indicar que no miden el mismo tipo o intensidad de sobrecarga y podría avalar la utilidad del cuestionario como instrumento específico para esta población de pacientes.

En nuestra muestra estudiada hemos hallado grados entre leves y moderados de sobrecarga con un margen de variabilidad bastante amplio, no discordante con los trabajos publicados de sobrecarga de los cuidadores en general y en diálisis.

Así, el CSCDP con los baremos presentados se muestra como un instrumento aplicable a la práctica clínica para diferenciar los grados de dependencia o sobrecarga que pueden presentar los cuidadores de los pacientes en DP.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses en relación con la elaboración y la publicación de este artículo.

Referencias Bibliográficas
1.
S.L. Fan,I. Sathick,K. McKitty,S. Punzalan
Quality of life of caregivers and patients on peritoneal dialysis
.Nephrol Dial Transplant., 23 (2008), pp. 1713-1719 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfm830
2.
K. Griva,C.S. Goh,W.C. Kang,Z.L. Yu,M.C. Chan,S.Y. Wu
Quality of life and emotional distress in patients and burden in caregivers: A comparison between assisted peritoneal dialysis and self-care peritoneal dialysis
.Qual Life Res., 25 (2016), pp. 373-384 http://dx.doi.org/10.1007/s11136-015-1074-8
3.
S.R. De Bruin,N. Versnel,L.C. Lemmens,C.C. Molema,F.G. Schellevis,G. Nijpels
Comprehensive care programs for patients with multiple chronic conditions: A systematic literature review
.Health Policy., 107 (2012), pp. 108-145 http://dx.doi.org/10.1016/j.healthpol.2012.06.006
4.
M.E. Horsburgh,G.P. Laing,H.J. Beanlands,A.X. Meng,L. Harwood
A new measure of ‘lay’ care-giver activities
.Kidney Int., 74 (2008), pp. 230-236 http://dx.doi.org/10.1038/ki.2008.163
5.
S. Carretero,J. Garcés,F. Ródenas,V. Sanjosé
The informal caregiver's burden of dependent people: Theory and empirical review
.Arch Gerontol Geriatr., 49 (2009), pp. 74-79 http://dx.doi.org/10.1016/j.archger.2008.05.004
6.
M.I. Zegwaard,M.J. Aartsen,P. Cuijpers,M.H. Grypdonck
Review: A conceptual model of perceived burden of informal caregivers for older persons with a severe functional psychiatric syndrome and concomitant problematic behaviour
.J Clin Nurs., 20 (2011), pp. 2233-2258 http://dx.doi.org/10.1111/j.1365-2702.2010.03524.x
7.
C.A. Wolfs,A. Kessels,J.L. Severens,W. Brouwer,M.E. de Vugt,F.R. Werhey
Predictive factors for the objective burden of informal care in people with dementia: A systematic review
.Alzheimer Dis Assoc Disord., 26 (2012), pp. 197-204 http://dx.doi.org/10.1097/WAD.0b013e31823a6108
8.
A. Mason,H. Weatherly,K. Spilsbury,H. Arksey,S. Golder,J. Adamson
A systematic review of the effectiveness and cost-effectiveness of different models of community-based respite care for frail older people and their carers
.Health Technol Assess., 11 (2007), pp. 1-157
9.
J. Garcés,S. Carretero,F. Ródenas,C. Alemán
A review of programs to alleviate the burden of informal caregivers of dependent persons
.Arch Gerontol Geriatr., 50 (2010), pp. 254-259 http://dx.doi.org/10.1016/j.archger.2009.04.012
10.
C.H. Smits,J. de Lange,R.M. Dröes,F. Meiland,M. Vernooij-Dassen,A.M. Pot
Effects of combined intervention programmes for people with dementia living at home and their caregivers: A systematic review
.Int J Geriatr Psychiatry., 22 (2007), pp. 1181-1193 http://dx.doi.org/10.1002/gps.1805
11.
A. Zabalegui Yárnoz,M. Navarro Díez,E. Cabrera Torres,A. Gallart Fernández-Puebla,D. Bardallo Porras,E. Rodriguez Higueras
Eficacia de las intervenciones dirigidas a cuidadores principales de personas dependientes mayores de 65 años. Una revisión sistemática
.Rev Esp Geriatr Gerontol., 43 (2008), pp. 157-166
12.
A. Tong,P. Sainsbury,J.C. Craig
Support interventions for caregivers of people with chronic kidney disease: A systematic review
.Nephrol Dial Transplant., 23 (2008), pp. 3960-3965 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfn415
13.
F. Alvarez-Ude,C. Valdés,C. Estébanez,P. Rebollo,FAMIDIAL Study Group
Health-related quality of life of family caregivers of dialysis patients
.J Nephrol., 17 (2004), pp. 841-850
14.
A. Belasco,D. Barbosa,A.R. Bettencourt,S. Diccini,R. Sesso
Quality of life of family caregivers of elderly patients on hemodialysis and peritoneal dialysis
.Am J Kidney Dis., 48 (2006), pp. 955-963 http://dx.doi.org/10.1053/j.ajkd.2006.08.017
15.
R.S. Suri,B. Larive,A.X. Garg,Y.N. Hall,A. Pierratos,FHN Study Group
Burden on caregivers as perceived by hemodialysis patients in the Frequent Hemodialysis Network (FHN) trials
.Nephrol Dial Transplant., 26 (2011), pp. 2316-2322 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfr007
16.
U. Avsar,U.Z. Avsar,Z. Cansever,T. Set,E. Cankaya,A. Kaya
Psychological and emotional status, and caregiver burden in caregivers of patients with peritoneal dialysis compared with caregivers of patients with renal transplantation
.Transplant Proc., 45 (2013), pp. 883-886 http://dx.doi.org/10.1016/j.transproceed.2013.03.004
17.
I. Cantekin,M. Kavurmacı,M. Tan
An analysis of caregiver burden of patients with hemodialysis and peritoneal dialysis
.Hemodial Int., 20 (2016), pp. 94-97 http://dx.doi.org/10.1111/hdi.12311
18.
M.C. Arechabala,M.I. Catoni,E. Palma,S. Barrios
Depresión y autopercepción de la carga del cuidado en pacientes en hemodiálisis y sus cuidadores
.Rev Panam Salud Publica., 30 (2011), pp. 74-79
19.
B. Daneker,P.L. Kimmel,T. Ranich,R.A. Peterson
Depression and marital dissatisfaction in patients with end-stage renal disease and in their spouses
.Am J Kidney Dis., 38 (2001), pp. 839-846 http://dx.doi.org/10.1053/ajkd.2001.27704
20.
R.S. Suri,B. Larive,Y. Hall,P.L. Kimmel,A.S. Kliger,Frequent Hemodialysis Network (FHN) Trial Group
Effects of frequent hemodialysis on perceived caregiver burden in the Frequent Hemodialysis Network trials
.Clin J Am Soc Nephrol., 9 (2014), pp. 936-942 http://dx.doi.org/10.2215/CJN.07170713
21.
C. Jones,R.T. Edwards,B. Hounsome
Health economics research into supporting carers of people with dementia: A systematic review of outcome measures
.Health Qual Life Outcomes., 10 (2012), pp. 142 http://dx.doi.org/10.1186/1477-7525-10-142
22.
C.E. Carmona Moriel,C. Nolasco Monterroso,L. Navas Santos,J. Caballero Romero,P. Morales Medina
Análisis de la sobrecarga del cuidador del paciente en diálisis peritoneal
.Enferm Nefrol., 18 (2015), pp. 180-188 http://dx.doi.org/10.4321/S2254-28842015000300006
23.
D. Lopez Leon,L. Rodrigues Calderon,S. Carreño Moreno,I. Cuenca,L. Chaparro Diaz
Cuidadores de pacientes en diálisis peritoneal: experiencia de participar en un programa de habilidad de cuidado
.Enferm Nefrol., 18 (2015), pp. 189-195 http://dx.doi.org/10.4321/S2254-28842015000300007
24.
J. Teixidó,L. Tarrats,N. Arias,A. Cosculluela
Cuestionario de sobrecarga de cuidadores de pacientes de diálisis peritoneal
.Nefrologia., 26 (2006), pp. 74-83
25.
G. Prieto,A.R. Delgado
Fiabilidad y validez
.Papeles del Psicólogo, 31 (2010), pp. 67-74
26.
J. Meneses,M. Barrios,A. Bonillo,A. Cosculluela,L.M. Lozano,J. Tubany
Psicometría
UOC, (2013)
27.
M.C. Martin-Arribas
Diseño y validación de cuestionarios
.Matronas Profesión, 5 (2004), pp. 23-29
28.
J. Alonso,L. Prieto,J.M. Antó
La versión española del SF-36 Heath Survey (Cuestionario de Salud SF-36): un instrumento para la medida de los resultados clínicos
.Med Clin (Barc)., 104 (1995), pp. 771-776
29.
S.H. Zarit,N.K. Orr,J.M. Zarit
The hidden victims of Alzheimer's disease
New York University Press, (1985)pp. 69-86
30.
S.H. Zarit,K.E. Reever,J. Bach-Peterson
Relatives of the impaired elderly: Correlates of feelings of burden
.Gerontologist., 20 (1980), pp. 649-655
31.
M. Martin,I. Salvado,S. Nadal,L.C. Miji,J.M. Rico,Lanz P.
Adaptación para nuestro medio de la escala de sobrecarga del cuidador (Caregiver Burden Interview) de Zarit
.Rev Gerontol, 6 (1996), pp. 338-346
32.
M. Martin-Carrasco,P. Otermin,V. Pérez-Camo,J. Pujol,L. Agüera,J. Ballesteros-Rodriguez,EDUCA study: Psychometric properties of the Spanish version of the Zarit Caregiver Burden Scale
.Aging Ment Health., 14 (2010), pp. 705-711 http://dx.doi.org/10.1080/13607860903586094
33.
M. Martín-Carrasco,A.I. Domínguez-Panchón,P. Muñoz-Hermoso,E. González-Fraile,J. Ballesteros-Rodríguez
Instrumentos para medir la sobrecarga en el cuidador informal del paciente con demencia
.Rev Esp Geriatr Gerontol., 48 (2013), pp. 276-284 http://dx.doi.org/10.1016/j.regg.2013.06.002
34.
R. Hébert,G. Bravo,M. Préville
Reliability, validity and reference values of the Zarit Burden Interview for assessing informal caregivers of community-dwelling older persons with dementia
.Can J Aging., 19 (2000), pp. 494-507 http://dx.doi.org/10.1017/S0714980800012484
35.
A.S. Schreiner,T. Morimoto,Y. Arai,S. Zarit
Assessing family caregiver's mental health using a statistically derived cut-off score for the Zarit Burden Interview
.Aging Ment Health., 10 (2006), pp. 107-111 http://dx.doi.org/10.1080/13607860500312142
36.
T. Van Durme,J. Macq,C. Jeanmart,M. Gobert
Tools for measuring the impact of informal caregiving of the elderly: A literature review
.Int J Nurs Stud., 49 (2012), pp. 490-504 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijnurstu.2011.10.011
37.
M.N. Wicks,E.J. Milstead,D.K. Hathaway,M. Cetingok
Subjective burden and quality of life in family caregivers of patients with end stage renal disease
.ANNA J., 24 (1997), pp. 527-528
38.
E. Romero Massa,J. Rodríguez Castilla,B. Pereira Díaz
Sobrecarga y calidad de vida percibida en cuidadores familiares de pacientes renales
.Rev Cubana Enferm., 31 (2015),
39.
S. Shimoyama,O. Hirakawa,K. Yahiro,T. Mizumachi,A. Schreiner,T. Kakuma
Health-related quality of life and caregiver burden among peritoneal dialysis patients and their family caregivers in Japan
.Perit Dial Int., 23 (2003), pp. S200-S205
40.
A. Lobo,J. Ezquerra,F. Gómez Burgada,J.M. Sala,A. Seva Díaz
El Miniexamen Cognoscitivo (un «test» sencillo, práctico, para detectar alteraciones intelectuales en pacientes médicos)
.Actas Luso Esp Neurol Psiquiatr Cienc Afines., 7 (1979), pp. 189-202
41.
D.A. Karnofsky,W.H. Abelmann,L.F. Craver,J.H. Burchenal
The use of the nitrogen mustards in the palliative treatment of carcinoma. With particular reference to bronchogenic carcinoma
.Cancer, 1 (1948), pp. 634-656
42.
M.P. Lawton,E.M. Brody
Assessment of older people: Self-maintaining and instrumental activities of daily living
.Gerontologist., 9 (1969), pp. 179-186
43.
J. Alonso,E. Regidor,G. Barrio,L. Prieto,C. Rodríguez,L. de la Fuente
Valores poblacionales de referencia de la versión española del Cuestionario de Salud SF-36
.Med Clin (Barc)., 111 (1998), pp. 410-416
44.
A.M. Espin Andrade
Factores de riesgo de carga en cuidadores informales de adultos Mayres con demencia
.Rev Cubana Salud Publica., 38 (2012), pp. 393-402
45.
L. Álvarez,A.M. González,P. Muñoz
El cuestionario de sobrecarga del cuidador de Zarit. Cómo administrarlo e interpretarlo
.Gac Sanit., 22 (2008), pp. 618-619
46.
I.J. Higginson,W. Gao,D. Jackson,J. Murray,R. Harding
Short-form Zarit Caregiver Burden Interviews were valid in advanced conditions
.J Clin Epidemiol., 63 (2010), pp. 535-542 http://dx.doi.org/10.1016/j.jclinepi.2009.06.014
Órgano Oficial de la Sociedad Española de Nefrología
Contactar | Web Map | Aviso legal